¿Cómo fomentar la cultura de las 3R en las escuelas?

Cuidar el medio ambiente es una tarea que requiere de un compromiso colectivo, lo cual incluye la integración de la cultura de las 3R en las escuelas: reducir, reutilizar y reciclar. Puesto que la mejor manera de detener las problemáticas derivadas de la generación excesiva de residuos sólidos es la educación ambiental.

De esta manera, las personas adquieren conocimientos y costumbres que les conducen para llevar una vida más amigable con el medio ambiente desde la infancia. Lo cual es sumamente importante, ya que cada estudiante produce en promedio 12 kilogramos de residuos de papel en un año escolar.

Por ello, las instituciones educativas deben optar por estrategias que reduzcan el impacto ambiental que generan, así como utilizar equipo y materiales menos contaminantes. Sin embargo, no todas los centros educativos tienen la capacidad económica para solventar los gastos de transitar a una gestión más verde.

Esto ha motivado a que el sector privado se involucre para disminuir la brecha de desigualdad y tener escuelas sostenibles. Para demostrar que estas acciones sí impactan positivamente, a continuación, ¡te contamos sobre un gran ejemplo!

Pascual y las 3R en las escuelas

Como una organización socialmente responsable, Cooperativa Pascual —empresa 100% mexicana, dedicada a la fabricación de bebidas embotelladas, elaboradas con ingredientes naturales— integra las mejores prácticas dentro y fuera de sus instalaciones, procurando el bienestar de las personas y el planeta.

Por ello, sus iniciativas en materia ambiental abarcan desde el cuidado del agua y la reincorporación del bagazo de las frutas que usa en su producción hasta el fomento de la cultura de las 3R en las escuelas y en otras instituciones, así como entre el público general. Respecto a esto último, también se ha preocupado por implementar programas en los que las comunidades menos favorecidas puedan desarrollar una cultura ambiental en igualdad de condiciones.

¿Cómo aplicar acciones ambientales en la escuela?

Los programas de Cooperativa Pascual son un ejemplo de su compromiso por el desarrollo de las comunidades que por razones geográficas, culturales y sociales se encuentran aisladas, como es el caso del municipio de Huehuetla. Y, como sociedad, nos corresponde seguir su ejemplo e integrar la cultura de las 3R en las escuelas y en nuestra vida diaria. ¡Aquí te damos algunos consejos para comenzar!

1. Reducir

Lo primero que se necesita para aplicar las 3R en las escuelas es comprender la importancia de REDUCIR la generación de desechos. Puesto que, si hay menos basura, habrá menos cosas que reciclar o reutilizar. Por ello, es necesario analizar la situación particular de cada institución y elaborar una estrategia que permita disminuir los residuos.

Algunas formas de lograrlo son:

  • Utilizar medios electrónicos en vez de medios impresos para hacer comunicados y trámites.
  • Abandonar el uso de utensilios desechables.
  • Adquirir  equipo de mayor durabilidad.

Sin embargo, no todas las escuelas tienen las posibilidades de cambiar lo que utilizan en la actualidad por equipo y productos más sostenibles. Por lo que es necesaria la intervención de organizaciones, como Cooperativa Pascual, que otorgó equipo resistente para la colecta de desechos, fomentando la implementación de estrategias de cuidado del medio ambiente.

2. Reutilizar

Antes de desechar cualquier producto o envase, es importante considerar si se puede REUTILIZAR para algo diferente. Puesto que esta acción disminuye la cantidad de residuos que llegan a los vertederos y terminan por contaminar el medio ambiente. Además, es una forma excelente de reducir costos en los presupuestos escolares.

Estas son formas de reutilizar y fomentar la cultura de las 3R en las escuelas:

  • Rellenar los cartuchos de tinta de las impresoras.
  • Reutilizar sobres y carpetas.
  • Repara los muebles y el equipo para extender su vida útil.
  • Guardar material escolar para utilizarlo nuevamente en el futuro.
  • Donar artículos que ya no sean necesarios, pero sigan siendo funcionales.

Asimismo, se pueden realizar actividades escolares, como manualidades y proyectos, en donde se utilicen envases vacíos para darles una segunda vida. Con lo cual se promueve la reutilización como una acción cotidiana en casa de cada estudiante, ya que forma parte de su educación ambiental.

3. Reciclar

Si algo ya no se puede reutilizar, es posible RECICLAR ese producto y convertirlo en materia prima para producir nuevos artículos. Para este proceso es necesario primero recolectar los desechos de papel, vidrio, cartón o plástico que se vayan a procesar. Por lo que se debe contar con los contenedores adecuados para la tarea.

Debido a las circunstancias que atraviesan algunas comunidades y escuelas, recolectar los residuos para reciclarlos no siempre es posible. Esta situación requiere del apoyo de otras organizaciones, como Cooperativa Pascual, para que se les brinde el equipo necesario, ya que esto es un esfuerzo colectivo en el que tanto el sector público como el privado se deben involucrar.

Sin embargo, es importante recordar que fomentar la cultura de las 3R en las escuelas es primordial, mas no es posible realizar las tres acciones por completo. Esto se debe a que el reciclaje requiere maquinaria especializada. Por lo tanto, la forma en que las instituciones

Fuente: expok.

Comparte en tus Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Tumblr
Tumblr
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *