La UPB, finalista en concurso internacional de arquitectura

La Universidad Privada Boliviana logró el segundo puesto en el “Proyecto Zócalo”, que premiaba el diseño de un espacio público de gran potencial urbano para el desarrollo del barrio San Antonio, en Sucre.

La Universidad Privada Boliviana (UPB) alcanzó el segundo puesto en el “Proyecto Zócalo”, un concurso arquitectónico que busca repensar un espacio público de enorme potencial urbano para el desarrollo del barrio San Antonio, en Sucre. Actualmente, la zona se encuentra abandonada y sin uso específico, generando problemas para todo el barrio en su conjunto.

“El diseño del “Zócalo” abre una oportunidad de explorar distintas soluciones que permitan recuperar un espacio desatendido a lo largo del tiempo con el fin de devolverlo a los vecinos, solucionando al mismo tiempo los problemas de seguridad, comodidad, desagüe, iluminación, entre otros”, comentó Tommy Pozo Vila, Decano de la Facultad de Ingenierías y Arquitectura.

La entrega de los premios se realizó el pasado mes de mayo. El concurso dispuso de recompensas económicas para el 1er, 2do y 3er lugar, sin contar con las menciones honoríficas dispensadas en el acto. Gracias al patrocinio del Colegio de Arquitectos de Chuquisaca (CACH), se entregó 2500 $us para el 1º Lugar, 1000 $us. Para el 2º puesto, y 500 $us para el tercero.

“Hemos logrado el segundo lugar de 70 propuestas, incluyendo estudios de afuera, arquitectos locales y también algunos equipos de docentes con estudiantes. Lo loable de esto es que los chicos se hayan animado a asumir un reto de esa magnitud, que hayan puesto en práctica mucho de lo que se ha machacado durante toda la carrera. Creo que tener a estas alturas de su recorrido un premio de un concurso internacional es un logro muy especial”, señaló Juan Ramón Rivera, el docente a cargo del proyecto.

Los tres estudiantes que se encuentran detrás de esta propuesta son Nayeli Chambilla Tapia; Rommel Castillo Molina y Abigail Silva Choque.  Por su parte, Juan Ramón Rivera, catedrático de Arquitectura, selló su firma en el proyecto para cumplir con los requisitos, aunque atribuye la mayor parte del trabajo a sus alumnos.

“Como estudiantes de último año sentíamos la necesidad de poner a prueba nuestras aptitudes y nuestros conocimientos para abrirnos paso en nuestro rubro, por lo que este concurso fue una gran oportunidad para hacerlo. De los 60 equipos participantes nosotros obtuvimos el segundo lugar, demostrando de esta manera nuestras habilidades capacidades y potencialidades y a la vez permitiéndonos identificar cuáles eran nuestras debilidades y falencias. Esto se ha convertido en el impulso para formalizar nuestro equipo de diseño arquitectónico denominado ARN DESIGN”, aseveró Chambilla.

El diseño del Zócalo se divide en 3 intervenciones puntuales, dentro del programa específico. La primera corresponde a un área verde con espacios abiertos. Para los estudiantes upebinos, estos espacios se constituyen como elementos rectores del diseño del Zócalo, abarcando los espacios públicos libres, entre áreas verdes y espacios ya consolidados.

“Las áreas verdes y los espacios abiertos se los ha revitalizado utilizando vegetación autóctona y se ha implementado un sistema de captación de agua pluvial para el riego de los jardines y el uso de áreas sanitarias para los choferes y las vendedoras. De esta forma, al cambiar el nivel de la tierra también se ha logrado generar dos nuevos espacios”, ilustró Castillo.

La siguiente intervención se da en los espacios para los trabajadores de la zona y las vendedoras de plantas, los cuales han afianzado el uso del suelo del único sector consolidado. Los conductores de los distintos servicios de transporte al aeropuerto también ocupan un importante lugar en el espacio del Zócalo.

“Empezando con las casetas, se determinó un recorrido entre los puestos de venta y el muro de gaviones con el que se contaba, con la idea de prevenir acumulaciones de agua que puedan comprometer la seguridad de los trabajadores. También se buscaba generar un recorrido interesante que permita que las vendedoras expongan mejor sus productos, aumentando así la posibilidad de sus ventas”, elaboró Silva.

Por último, el sector ocupado actualmente por la cancha constituye el espacio de intervención más complicado, pues su posición dentro del terreno y su estado actual hacen saltar a la vista problemas de inundación, asentamiento del terreno y desplome de los muros de contención. Para ello, se ha planteado nivelar el terreno para mejorar la integración entre los espacios y aumentar la flexibilidad en su uso; esto resolvería el problema del estancamiento de aguas y la estabilidad del suelo.

Comparte en tus Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Tumblr
Tumblr
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *